EXPERIENCIA CON CHIARA Y LOS JÓVENES EN EL ENCUENTRO “CAMINO II”

EXPERIENCIA CON CHIARA Y LOS JÓVENES EN EL ENCUENTRO “CAMINO II”

EXPERIENCIA CON CHIARA LUCE Y LOS JÓVENES EN EL ENCUENTRO “CAMINO II” 31/03/17 al 02/04/17

 

Al comienzo del año me hicieron una invitación para participar de un encuentro de jóvenes llamado “Camino II” con el propósito de que desarrolle el tema “El sentido de la vida” y presente a Chiara Luce Badano, que desde octubre del año pasado fue declarada “protectora de los jóvenes de la Parroquia Santa Teresita” de esta ciudad de San Salvador, en la provincia de Entre Ríos. Inmediatamente di mi sí porque sentí que era una hermosa oportunidad para dar a conocer a Chiara Luce, que nos acompaña como familia y como comunidad del Movimiento de los Focolares desde hace unos años y que “camina” entre nosotros. Y ésa fue la experiencia: les presenté a mi amiga de ruta y los jóvenes la adoptaron como amiga de ellos.

El año pasado en su fiesta del 29 de octubre, el párroco me sugirió que hagamos un cuadro con su foto y la frase que la caracteriza y define: “Si lo quieres Tú Jesús, yo también lo quiero”, su nombre y la fecha de su nacimiento y fallecimiento. Así lo hice y ese cuadro suyo nos acompañó durante todo el encuentro. Presidió nuestra sala de reuniones, nuestra capilla y las misas que compartimos. En la de clausura encabezó la entrada de los jóvenes y Chiara Luce fue recibida con la canción “Luz” que era desconocida para la comunidad hasta ese momento, pero que fue cantada a viva voz por todos los presentes en la celebración.

La presentación de la película “Un espléndido designio” cautivó la atención de los jóvenes  y de los adultos del equipo que conducía el encuentro. Fue seguida en un clima de profundo silencio. Luego se trabajó en grupo las impresiones que provocó en cada uno. Algunos decían: “Me llamó la atención que era joven y cómo afrontó ese momento difícil de su enfermedad”. El párroco: “¡Miren ese rostro! ¿Qué les dice? Les muestra una sonrisa que refleja felicidad… y se estaba muriendo. Para el mundo, una pobre chica, una desgracia lo que le pasaba. Para nosotros, una luz. Beata quiere decir feliz, bienaventurada. Chiara, Clara. Luce, Luz: Feliz Clara Luz.

Su presencia entre nosotros fue esa LUZ. Alguien del equipo expresaba: “Tiene que estar en todos los encuentros así, porque se siente su presencia y este Camino no ha sido como otros en los que participé”. “Hermosa experiencia la de haber compartido este encuentro con los jóvenes, con Jesús y con Chiara Luce”.

Terminado el encuentro algunos jóvenes me escribían:

“Gracias por hacerme conocer a Chiara Luce, por enseñarnos sobre ella”. “Gracias a Chiara Luce hoy tengo las respuestas que necesitaba para seguir por el camino derecho”.

“Gracias a Dios que te usó como instrumento para que llegues a nosotros y nos hagas conocer a la maravillosa Chiara Luce. Eternamente agradecida!” “¡Sos luz, Chiara Luce Badano! ¡Gracias por tan bendecido fin de semana”. “Jesús me preparó en este encuentro. A los dos día falleció mi abuelo y quise vivir como Chiara Luce y ofrecer este dolor!”

El párroco tuvo la idea de que se escriba una oración a Chiara Luce de y para los jóvenes y que se la entregue a cada uno como recuerdo de este encuentro en un señalador. Ésta fue escrita por una de sus animadoras (que conoce la Obra de María y a Chiara Luce desde hace unos años) y que, bajo la acción del Espíritu Santo, se inspiró con estas palabras:

Jesús, mi Señor y amigo, gracias por llamarme
desde mi juventud a caminar con vos.
Gracias porque al encontrarme con tu mirada llena de misericordia descubro la verdad de mi vida: SOY HIJO AMADO DEL PADRE.

Te pido, por intercesión de la joven Beata Chiara Luce Badano,

encontrar tu voluntad para mi vida y el coraje de entregarme
sin medidas a ella.

Que comprenda Señor, como lo hizo Chiara Luce,
que tengo una vida sola y que vivirla
en clave de entrega la llena de sentido.

Jesús, que viva del encuentro con vos,
especialmente en la Eucaristía y que mi vida
sea una agradable ofrenda al Padre
que se convierta, por la acción del Espíritu Santo,
en alimento para mis hermanos.

Amén.

Después del encuentro Chiara Luce en su cuadro estuvo algunos días en el altar de la parroquia junto a Santa Teresita y ahora encontró “su lugar” en una de las bóvedas laterales del templo, donde es visitada por sus amigos.

A estos jóvenes Chiara Luce les hizo cercana la santidad y los ayudó a ver que cuando uno encuentra el sentido de la vida, resignifica cada experiencia vivida, aún en los dolores más grandes.

Jesús tiene para cada uno un “espléndido designio”. Sólo está en nosotros atrevernos a descubrirlo y abrazarlo. Y para ello contamos con la ayuda de esta amiga que ya llegó a la meta.

 

Comments

  • Fondazione Chiara Badano

    GRAZIE!

Add your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*