PERFIL DE RUGGERO BADANO (1935 – 2018)

PERFIL DE RUGGERO BADANO (1935 – 2018)

PERFIL DE RUGGERO BADANO

Sassello, 15 octubre 2018

Los que lo han conocido, saben que Ruggero era una persona humilde y de pocas palabras, por lo tanto creemos que el no apreciarìa demasiados panegiricos, y aun menos en esta circunstancia.
Naciò en Sassello el 12 de febrero del 1935. Y viviò los anos mas oscuros de la Secunda Guerra Mundial como muchos niños de su misma edad. Le gustaba salir con amigos, ir a caza y por setas.
Con Maria Teresa fuè amor a primera vista, aun tomò mucho tiempo para declararse.
Trabajaba como camionero en la pequeña hacienda familiar: un trabajo duro que lo llevava lejo de casa, aunque le gustaba ir y volver por el Pais.
Era un hombre simple Ruggero, hombre de sentido comun y de alegrìa, dotado de inteligencia profunda y de un gran sentido de justicia: todas peculiaridades que transmitio’ a su hija, junto al amor para la naturaleza y la vida.
Se caso’ con Maria Teresa en el octubre de 1960. Exactamente el 16 de octubre: la vida a veces reserva coincidencias increibles… Y octubre es un mes recurrente en la vida de los Badanos: Maria Teresa nacio’ en octubre, Chiara, esperada por mas de 11 años, nacio’ el 29 de octubre 1971 y fallecio’ el 7 de octubre 1990.
El cancer que la habia golpeada en 1989 llego’ como un huracan a trastornar la tranquila vida de la familia Badano, y la suya en particular. Frente a aquel impactante veredicto, el y Maria Teresa se abrazaron fuerte,  juntos la confiaron a la Virgen, y desde aquel rato compartieron todos los instantes de su Ordalia.
Por supuesto no fuè facil, pero la unidad entre ellos y con Chiara, ademas del compartir con los amigos del Movimiento de los Focolares, los ayudaron a enfrentar tambien el mas duro de los desafios y de las pruebas que puedan enfrentar unos padres:”A veces me parecìa de ser como un paracaidista – recordaba Ruggero cuentando aquellos dias – te lanzas y precipitas, pero sabes que el paracaìda se abrirà. Asì era para mi: a veces sentìa que precipitaba en el vacìo, pero en Jesus me apoyaba y el me daba la fuerza para empezar de vuelta. Estaban nuestros dolores, los dolores de Chiara, però estaban allà, no nos tocaban.”
Una batalla dura, da enfrentar dia por dia, curva tras curva, viviendo aquel particular momento presente que la Voluntad de Dios les reservaba:”Tambien nosotros, como ella, debiamos quedar parados y sicuros en aquel dibujo – contaba – y esta fuerza la encontrabamos, ademas que  en la Unidad y en las oraciones de muchas personas, frente a Jesus Eucarestia, donde a veces no erebamos mas capazes de Orarlo, pero si de escucharLo”.
Y sin embargo, en el medio de todos aquellos dolores, Ruggero y su familia encontraban tambien momentos de Paraìso, sintiendo en cada uno de estos el signo del amor de Dios para ellos. Como el dia del 18 cumpleaño de Chiara, cuando Ruggero tomò lapis y papel y le escribiò este mensaje de felicitaciones:”Mi alegrìa, tengo que decirte muchas cosas pero no puedo decirlas todas. Te pido perdon si alguna vez fuì grosero con vos. Agradezco Jesus porquè te ha mandado en medio a nosotros en este Viaje que nunca se acabarà. Gracias por todas las alegrìas que nos regalaste con tu amor, gracias por enseñarme a sufrir, ofrecer, y sobre todo a hacer la Voluntad de Dios en el momento presente. Seguimos estando juntos porque Jesus se quede en medio a nosotros: asì solamente lograremos nosotros tambien, con tu ayuda y Su ayuda, a vivir en aquella dimension. Unidìsimo, tu Papà.”
Chiara fuè declarada Bendecida por Papa Benedetto XVI en 2010, pero ya desde años Ruggero y Maria Teresa – para responder a un deseo de la hija – habìan empezado a recorrer por Italia para testimoniar la extraordinaria aventura vivida. Pero desde aquel dia las invitaciones se multiplicaron, en Europa y luego en el Mundo: Francia, Alemania, Inglaterra, España, Brasil, Egipto, y hasta en el corazon rural de India: para inaugurar la primera parroquia construidaa proposito para dedicarla a Chiara.
Ruggero vivìa tambien aquellos momentos con la semplicidad y naturalidad de su caracter, pero alegrandose cada vez en el comprobar cuanto su hija era amada en el mundo. Hasta que las secuelas de una mala caìda finalmente lo pararon. Pero hasta el ultimo instante Ruggero se quedò el mismo de siempre: con su espinoso sense of humor, con su fè rocosa, con aquella mirada penetrante con la cual sabìa escuchar a todos, sin distinguir si fuese una persona importante o menos.
Ruggero era asì, y de verdad se parecìa mucho a Chiara, por caracter y personalidad: ahora se reunieron, y esta vez serà para siempre.
Adios Ruggero, y gracias por todo el amor que nos has dado: te echaremos mucho de menos, pero cada vez sabremos donde ir a buscarte…

Add your comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*